Ana & Rubén

Los protagonistas de este relato son Ana y Rubén, una pareja encantadora de Belorado que me permitieron ser espectadora de primera fila en su gran día. Siempre es un orgullo que aprecien tanto tu trabajo desde la primera llamada de teléfono.

Son las 16:00 de la tarde del 10 de Junio y llego a la casa de los padres de Ana, que ya me están esperando. Saludo cariñosamente a la novia, aunque no es la primera vez que nos vemos porque el pasado mes de Mayo realicé su reportaje preboda. Fue una oportunidad única para comenzar a aparcar los nervios y crear el clima de confianza necesario para que el día de la boda sea más sencillo para los novios enfrentarse a la cámara.

Comienzan los preparativos. Ana lleva un recogido de coleta con un precioso tocado en tonos verdes azules y rosas en forma de herradura, y colgado en las escaleras de madera le espera un precioso vestido de crepé, de manga larga abotonada y con espalda descubierta de la diseñadora Alicia Rueda, realmente favorecedor, con detalles geométricos al remate de la espalda. Meses atrás Ana se había desplazado a Bilbao en busca del vestido de sus sueños siguiendo la recomendación de una amiga. Alicia le transmitió una gran confianza desde el principio y a la vista del resultado, acertó con la diseñadora Bilbaína. Para terminar de vestirse, sólo faltan los complementos: los zapatos, del diseñador Hannibal Laguna y el ramo de flores, a juego con el tocado elegido en la Floristería Palmero de Burgos.

Ana está tranquila y muy sonriente aunque los nervios van por dentro. Y es que días antes del enlace, ellos me comentaban que pese a llevar más de 15 años juntos, el día de la boda se les hacía complicado por ser el centro de atención y por la incertidumbre. Pero aquí estamos, listos para dirigirnos hacia la Iglesia de Santa María de Belorado.

Salimos del hogar familiar en una espectacular furgoneta de madera, de la marca Donet-Zedel. Se nota que la profesión y el gran hobbie del padrino son los coches y que esta joya automovilística es verdaderamente especial, ya que hace 34 años también trasladó a los padres de la novia a la Iglesia donde se convertirían en marido y mujer.

En las afueras del templo está todo preparado para recibir a la novia: la decoración floral de Flordecor (Burgos), todos los familiares y amigos y una larga alfombra roja que la guiará hasta el altar donde un nervioso y elegante Rubén está esperándola.

Antes de empezar la ceremonia, la tía de Ana, Luci, dedica unas palabras de agradecimiento a todos los asistentes y durante la ceremonia hemos vivido momentos muy emotivos como el protagonizado por Aaron, el sobrino de 12 años de Rubén, que dedicó unas preciosas y sinceras palabras a la pareja o el cuento que Andrés, amigo de la pareja, lee para los novios. Una vez finalizada la eucaristía y ya como marido y mujer, nos dirigimos al Hotel Los Agustinos de Haro, el lugar elegido por los novios para el banquete cautivados por su impresionante claustro y su selecta cocina.

Nada más entrar en el Hotel, siguen las emociones cuando el hermano de Ana, les ha dedicado una canción interpretada por él mismo, lo cual sin duda ha sido uno de los momentos más emocionantes del día.

No ha faltado ni un detalle: un precioso árbol con los meseros, un candy-bar, alpargatas, decoración floral en las mesas… y hasta una jota protagonizada por varios familiares. Tras ellos, la canción Something stupid de Robbie Williams y Nicole Kidman ha inundado la estancia abriendo el baile nupcial.

Un gran día, una gran pareja y si algo tengo que destacar de ellos es lo fácil que me lo han puesto todo desde el principio. Tenían las ideas muy claras, me han dejado aconsejarles en todo momento y han disfrutado del día como se merece. Ana, Rubén… ¡que seáis muy felices!